martes, 1 de julio de 2014

MOOC para las empresas (II): colaboración entre compañías y universidades.

Leave a Comment
Ya comentábamos hace casi un año la apuesta de las empresas por la formación de los trabajadores vía MOOC, mucho más efectiva que recurrir a congresos o seminarios, u otro tipo de cursos a distancia.

Netflix, Zappos o Google son algunas de las empresas que ya han apostado por esta forma de educación entre sus trabajadores, que permite un seguimiento completo de las tareas realizadas por los empleados, sistemas de comunicación de redes a nivel mundial, y una forma ágil y amena de aprender.

En este caso hay que diferenciar dos tipos de educación con la metodología MOOC: cursos orientados a todo el mundo (los conocidos MOOC) creados por empresas como Google o AT&T y alojados en plataformas como Udacity; y los SPOC (o MOOC cerrados y privados) para los trabajadores de una empresa de forma exclusiva.

Precisamente, Starbucks ha sido notica estos días por la creación de SPOC. La mayor multinacional de cafeterías del planeta ofrecerá educación gratuita para cientos de miles de empleados de su cadena, gracias a un singular acuerdo con la Arizona State University. El programa estará abierto a más de cien mil trabajadores estadounidenses, con diferentes cursos que tendrán una duración de 20 horas semanales. Los trabajadores, incluso, podrían sacar su titulo de bachiller mediante este acuerdo, de forma completamente gratuita.

Para los directivos de Starbucks en Estados Unidos, se trata de un acuerdo único, que dará a su firma una mayor reputación y mejor servicio, gracias a la preparación de sus empleados. Además, supone una oportunidad para aquellos que no cuentan con el tiempo o los medios para obtener un certificado oficial, y que ya se encuentran inmersos en el mundo laboral.

No cabe dudad de que este acuerdo será el primero de muchos en este ámbito. Las universidades y las empresas buscarán cada vez más complementariedad buscando una mejor preparación de los trabajadores, capaces de diferenciar sus productos/servicios del resto. Al mismo tiempo se ofrece a los estudiantes cursos que son demandados las empresas, y por tanto con una previsible mayor salida profesional.

Por tanto, los MOOC parecen ser el marco idóneo para este tipo de acuerdos. No podemos negar la existencia justificada de protestas ante la participación de empresas privadas en la formación. Sin un cierto control, podría ocurrir que la enseñanza de las artes y las ciencias quedara condicionada hacia un único fin, servir a los mercados, perdiéndose aquellas ramas menos "productivas". 

Los MOOC, sin embargo, encarnan la llamada "formación continua", y suponen el contrapunto a la educación universitaria, con una clara orientación laboral. Podemos adelantar, por tanto, que de las sinergias que vendrán entre ambas instituciones (empresas y universidades), los MOOC cogerán un nuevo impulso, vital para reconducir la formación hacia el mercado laboral.



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada