lunes, 4 de noviembre de 2013

MOOC y educación presencial

Leave a Comment
Hace algún tiempo invitaron al equipo UniMOOC a participar en una encuesta sobre la nueva tendencia en educación, siendo los cursos masivos su máxima expresión. Fue un verdadero placer colaborar en esta investigación, y por eso os dejamos las preguntas y respuestas.



Con la reciente popularización de los cursos masivos en línea: ¿Nos dirigimos hacia un nuevo modelo educativo? 

En mi opinión, nos dirigimos hacia una nueva alternativa educativa, que viene a complementar a la tradicional forma de entender la educación. No podemos hablar de sustitución entre un modelo y otro, pero sin duda la complementariedad entre ambos definirá el conocimiento en la era digital, dando paso a una etapa caracterizada por el lifelong learning. 

¿Es comparable la "revolución" en la educación con la de otros sectores: fotografía, prensa, comercio...? 

 Está claro que en todos los sectores está ocurriendo una adecuación a la sociedad digital, por lo que en cierta parte sí podríamos considerar comparable. La educación también ha entendido que los alumnos están cambiando su forma de comportarse. La era digital ha supuesto nuevas posibilidades, inquietudes y formas de comunicarse, y las universidades no podían estar lejos de este fenómeno.

¿Sustituirán los MOOCs a los actuales cursos presenciales? 

Difícil respuesta. Para empezar debemos ser conscientes de que el conocimiento que ofrecen los MOOC sí puede sustituir a muchos cursos presenciales. De hecho, en algunos MOOC se ha conseguido sintetizar lo esencial de cursos cuatrimestrales o anuales con una calidad óptima. Otra cosa es que los alumnos quieran perderse la experiencia universitaria, o que los gobiernos decidan por apostar definitivamente por esta tendencia y otorgar títulos similares. 

Sin embargo, en situaciones en la que los alumnos no pueden asistir a clase por falta de medios, sin duda, los MOOC podrán convertirse en excelentes sustitutos. El conocimiento está contrastado. 

Pero el efecto más importante de los MOOC es que personas en países en desarrollo sin posibilidad de adquirir una educación superior puedan aprender con los mismos materiales y profesores que, por ejemplo, en Stanford o Harvard. En este caso no se trata de sustitución, sino de crear nuevas oportunidades, y es aquí donde los MOOC están adelantando sin paliativos a la educación tradicional.

¿Qué diferencias aprecia (en el caso de que existan) entre la interacción alumno-alumno y alumno-profesor de los cursos presenciales y los MOOCs? 

Las diferencias son abismales, y siempre favorables a la educación tradicional. El contacto entre personas es siempre más cálido y más efectivo que usando el correo electrónico o los mensajes en foros. 

Debemos entender que en un MOOC puede haber 100.000 alumnos, y es imposible para un profesor atender las peticiones de todos. Por este motivo, en diferentes plataformas, como Coursera o UniMOOC, se apuesta por hacer cada cierto tiempo quedadas o eventos en directo para que los alumnos y profesores puedan interactuar. 

Además, las redes sociales permiten el encuentro entre personas por sus intereses o necesidades, por lo que quizá no hablemos de relaciones de amistad, pero sí quizá desde un punto de vista profesional. En este sentido estamos trabajando en UniMOOC, con el fin de que emprendedores de muy diversos ámbitos puedan colaborar y sacar sus proyectos de forma conjunta. 

El proceso actual de implantación del Espacio Europeo de Educación Superior comporta impulsar un cambio metodológico: ¿Son los MOOCs el medio ideal para desarrollar una metodología de tipo socioconstructivista? 

 Sin duda. 

En los cursos masivos el comportamiento de los alumnos y su forma de comunicarse deben ser muy bien entendidos y tenidos en cuenta. Y no solo se trata de socio-constructivismo, sino también de conectivismo. La tecnología permite en la actualidad que las clases se desarrollen en directo, con la aportación de los propios estudiantes, y que sus sugerencias sirvan para seguir mejorando en cada clase. 

En este sentido, ya surgen iniciativas que potencian herramientas para el trabajo colaborativo como la base del aprendizaje, y la evaluación entre pares, de forma que entre todos los alumnos construyen el contenido de los cursos

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada