viernes, 30 de agosto de 2013

Cómo convertir un curso tradicional en un MOOC

Leave a Comment
La revista estadounidense Campus Technology publicaba el artículo How to Convert a Classroom Course Into a MOOC, con una serie de consejos y pasos para que los profesores pasen de dar una mera asignatura en un aula cerrada, a hacerse globales. Según los autores del artículo lo más costoso es plantear la propia asignatura: crear un MOOC nos llevaría entre 300 y 400 horas... pero si ya sois profesores y tenéis vuestro temario y desarrollo planteados, es tan fácil como ajustarse a ciertos aspectos imprescindibles que relatamos a continuación, y ver cómo tu curso se hace masivo.

Veamos.

1. Estudiantes diferentes, clases diferentes.


A diferencia de un curso presencial, de universidad o instituto, en los MOOC no sabes la edad de tus estudiantes, ni sus intereses, ni con qué frecuencia deben pasarse por tus clases. Quita lo tradicional de tu cabeza: tus alumnos tendrán diferente edad, diferente educación, diferente nacionalidad, diferente motivación. Esto nos obligará a ser, quizá, más generalistas en el contenido y cuidar el aspecto global de nuestro temario.

Tips:
  • Rediseña tu asignatura: hazla global. No se trata de empezar de cero, sino de adaptarse a un público mundial (sobre todo en temas de ejemplos y ejercicios usados en clase).
  • Deja claro tu punto de partida: tus alumnos pueden tener diferente nivel de educación, y quizá no todos puedan aprovechar tus clases.
  • Planifica pruebas y test que todos puedan realizar, tanto tus alumnos en clase como los de Internet.



2. Planificación meticulosa.


Es vital una planificación del curso de antemano. Tendrás que trabajar mano a mano con el equipo informático y pedagógico (si lo tuvieras) para coordinar las actividades, las fechas de grabación y publicación de materiales, y el periodo de exámenes. 
El curso no tiene por qué ser en directo. De hecho, se recomienda tomarlo con calma, aunque sin pausa: una vez terminadas las clases presenciales, montar el curso y ver qué otros requerimientos se necesitan (algún tipo de material anexo, transcripciones de los ejercicios, nuevas grabaciones para completar algún tema, etcétera).

Tips:
  • Coordínate con tu equipo para cumplir los plazos.
  • Tómalo con calma: la precipitación puede hacer que los alumnos abandonen el curso.
  • Completa el material original con aspectos aclaratorios y de apoyo


3. Reinvéntate, escucha a tus alumnos.


Cuando el curso está en el aire tu tarea no ha acabado. Una de las mayores ventajas de los MOOC es la capacidad para obtener datos a partir del comportamiento, actividades y comentarios realizados por los alumnos. Aprende de ellos: ¿exámenes demasiado difíciles? ¿faltan notas aclaratorias? ¿un mal diseño de la web? Es hora de reinventarse. Seguro que tus alumnos de las clases presenciales también lo agradecen.

Tips:
  • Los MOOC te permiten hacer un seguimiento diario de todo el curso: aprovéchalo.
  • Las estadísticas sobre el curso no se basan en una encuesta, sino en pautas de comportamiento. Esa es la ventaja de los MOOC.
  • Puede ser que sea necesario pivotar, reinventar tus clases. Pues adelante. Sobre todo, open mind..



Materiales relacionados.
How to Convert a Classroom Course Into a MOOC, por Michelle Fredette. Descarga el artículo.
- Crea tu propio MOOC con Course Builder, descubre nuestro blog o contáctanos.
- Suscríbete gratis a Campus Technology aquí.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada