sábado, 13 de julio de 2013

El año anti MOOC: ¿son los cursos masivos neoliberales?

Leave a Comment
Si nunca nos cansamos de repetir que el año 2012 fue el año de los MOOC, parece que este 2013 algunos lo empiezan a bautizar como el año anti MOOC. Al menos eso es lo que se desprende del artículo "Neoliberalism and MOOCs: Amplifying nonsese" de elearnspace.

Según este artículo, en el presente año poco está funcionando de acuerdo a la tendencia que el año pasado parecía instalarse: las facultades no terminan de querer crear sus MOOC, ni de integrarlos en sus sistemas docentes, y las críticas son cada vez más fuertes desde ciertas comunidades educativas por su pobre metodología. 

El argumento más importante que está surgiendo actualmente es el que clasifica los MOOC como un producto del neoliberalismo, algo completamente falso: si el neoliberalismo es una mezcla de mercados abiertos, desregulación, globalización, menos impuestos, o menor poder de la economía pública, entonces los MOOC distan mucho de ser neoliberales. Más bien se ubican en lo que llamamos economía del conocimiento, un sistema basado en la innovación, las nuevas tecnologías, el desarrollo y en la creación de valor añadido.

En la economía del conocimiento el aprendizaje debe ser continuado, y en este sentido los MOOC juegan un papel fundamental. Las universidades y facultades se equivocan si piensan que en sus muros se encuentra "toda la sabiduría" necesaria, y no observan que la economía y la sociedad es cada vez algo más complejo e interconectado de lo que era hace no muchas décadas. Internet, en su afán por transformar todo nuestro entorno, ha alcanzado por fin a la educación, y ha creado un sistema educativo en la sombra, donde cada persona es libre de aprender lo que desea. Los cursos masivos son el reflejo de la transición hacia una sociedad del conocimiento, que no ha pasado por las instituciones, sino por el propio deseo popular.

La razón por la que se ha clasificado como "neoliberalistas" a los MOOC es debido a que detrás de plataformas como Coursera o Udacity se encuentran modelos de negocio planteados por emprendedores, que incluso han contado con ayuda de fondos de capital riesgo. Mientras tanto, las universidades han pretendido mantener su estatus de monopolios de la educación superior ignorando o criticando los cursos masivos. Y es precisamente esta actitud ante los cambios la que, entre otras razones, han llevado a la falta de adaptación de los jóvenes de todo el planeta a las necesidades reales del mercado y la sociedad.

¿Y vosotros que opináis?

- Ver texto completo en elearnspace.

0 comentarios :

Publicar un comentario