jueves, 2 de mayo de 2013

No todos apoyan los MOOC (al menos de momento)

Leave a Comment
Que los MOOC han supuesto una verdadera revolución en el mundo educativo no lo duda nadie. No sólo por el hecho de que existan cursos con más de cien mil personas matriculadas, ni porque hayan logrado sumas importantes de financiación, ni siquiera porque así lo resaltara The New York Times. Los MOOC han traído consigo una nueva metodología de trabajo, y han eliminado las barreras a la educación de calidad, hoy mucho más accesible desde cualquier punto del planeta.

Sin embargo, tal y como se señala en un reciente artículo de The Chronicle of Higher Education, no todos los centros educativos están apostando (al menos de momento) por los MOOC. Veamos por qué.
  • Negativa de las plataformas: no todas las universidades han podido o querido desarrollar su propia plataforma MOOC, por lo que quedan a expensas de poder ofertar sus cursos de forma externa. EdX o Coursera han medido fríamente quién accede y quién no. Hoy en día, gracias a la nueva oferta existente en Internet, con plataformas tan potentes como Google Course Builder, o el desarrollo de proyectos europeos, parece no tener tanto peso.
  • Cobro por la asistencia técnica: No es ningún secreto que las plataformas como EdX cobran por su asistencia en el desarrollo de los cursos hasta 250.000$ (es necesario decir, sin embargo, que sin esa asistencia, crear un curso es completamente gratis para las instituciones). Todo ello a pesar de la existencia de plataformas libres y abiertas como la empleada en UniMOOC.
  • Costes laborales muy elevados: Se calcula que cada curso requiere unas 100 horas de su profesorado en su planificación, a lo que después hay que añadir su desarrollo y posterior asistencia durante el curso. Todo ello sin que generalmente las universidades liberen al profesorado implicado, ni les apremien de alguna forma. Es decir, sigue considerándose un proyecto paralelo, no incluído en sus labores docentes
  • Incertidumbre económica: Pese a la rápida expansión de los MOOC, pocos se atreven a aventurar su viabilidad económica. A pesar de las diferentes alternativas para generar ingresos que se han propuesto, estamos aun en una fase temprana para poder garantizar si estos proyectos serán definitivamente viables más allá de los proyectos de bajo coste.
  • Competitividad educativa: Según algunos críticos, los MOOC generan una competencia educativa a nivel mundial que perjudica a los pequeños centros frente a las grandes universidades de renombre como Harvard o Stanford, con más recursos, mayor difusión, y más nombre (lo cuál no quiere decir que mejores cursos).
  • Calidad de los cursos: Como se ha visto, no todos los profesores han sabido adaptarse a la metodología MOOC, e incluso algunos cursos han sido abandonados por los propios alumnos por falta de calidad. Esto refuerza la idea de los costes elevados y de la competitividad. Sólo los cursos de calidad, con un esfuerzo patente detrás, podrán sobrevivir en el entorno de los MOOC.
El debate está servido.

Enlaces de interés:

0 comentarios :

Publicar un comentario