martes, 21 de mayo de 2013

Claves para hacer un buen MOOC basadas en la experiencia de los alumnos.

Leave a Comment
Que los profesores pueden y deben aprender de los alumnos es algo de lo que cualquier docente es consciente. Pero, ¿qué ocurre cuando los alumnos son virtuales? ¿Qué lecciones podemos obtener de quienes se inscriben y completan un MOOC? ¿Cómo obtener ese necesario feedback de cara a mejorar futuras ediciones? La web The chronicle of Higher Education, en su artículo "What Proffessors Can Learn From 'Hard Core' MOOC Studentes' nos da la clave gracias a una interesante entrevista. 

Más de 900 courserianos han completado con éxito 10 cursos o más de la plataforma, de los cuales unos 100 han superado 20 o más. Esto supone 'asistir' a diferentes cursos al mismo tiempo, de áreas a veces muy distintas. Como si los alumnos configuraran un año académico tal y como se fija en una universidad, solo que escogiendo las materias por las que más interés tienen.

De hecho, esta necesidad por hacer más y más cursos llega a ser adictiva, aunque una adicción sana, empujada por las ganas de saber y la curiosidad como la realización de los MOOC puede ser un peligro para nuestra salud si altere nuestra vida personal, tal y como se refleja en el artículo referido.

Aquí van las 4 claves basadas en una encuesta a courserianos para los profesores que piensan animarse y sacar su propio MOOC, y el caso UniMOOC.

- La claridad y la organización son claves: Según la encuesta, si el curso no deja bien claras las expectativas o los mecanismos de aprendizaje, la respuesta de los alumnos no será nada positiva. Incluso en cursos como UniMOOC, con una forma de trabajo en vivo, en la que los alumnos pueden ser copartícipes del desarrollo del contenido, debe dejarse bien clara su metodología experimental.

- Los profesores, las estrellas: Hay cosas que no cambian, e igual que en una clase tradicional un profesor puede hacer buena o mala una asignatura ocurre en los MOOC. Es mejor tener profesores que actores, dicen en la encuesta. E incluso un profesor puede llegar a tener fama mundial gracias a los MOOC. De nuevo, en UniMOOC hemos recurrido a dos casos reales de emprendedoras que buscan su sitio en la economía digital para conducir todo el curso. Una apuesta atrevida pero, de momento, que funciona.

- El texto sigue siendo importante: Los vídeos solo son una gran herramienta, pero difíciles de "estudiar" si después se acompaña una lección con un examen. Los cursos deben acompañarse con texto de apoyo, que refuerce lo que se dice en el material audiovisual. En UniMOOC es sagrado esta metodología, y gracias al equipo docente todo vídeo le acompaña material anexo con explicaciones y anexos.

- La pasión importa: No todos los profesores delante de una cámara transmiten entusiasmo, y eso se nota. Si no se motiva a los alumnos con un lenguaje directo y provocador, éstos verán las lecciones como si fueran noticias. Desde UniMOOC pretendemos que los ponentes se sientan cómodos, que se muestren completamente disruptivos. Las entrevistas se preparan a conciencia y basándonos en sus propias propuestas, de forma que entiendan que ellos son los verdaderos protagonistas.

Andrés Pedreño y Javier García, durante su entrevista.

Enlaces relacionados:


Matricúlate en UniMOOC:
Aprende a emprender con el primer MOOC sobre emprendimiento en español. Más de 20.000 alumnos ya disfrutan de sus contenidos. Atrévete a actuar.

0 comentarios :

Publicar un comentario