domingo, 4 de noviembre de 2012

Un profesor, un ordenador, 10 millones de estudiantes

Leave a Comment
El pasado 19 de Noviembre la prestigiosa revista Forbes se hacía eco del que actualmente es el centro educativo con un mayor número de estudiantes matriculados (cerca de 10 millones de alumnos). Es curioso que, sin embargo, el centro donde se imparten las clases apenas cuente con varias (pocas) salas, únicamente con 37 empleados, y situado en una zona de Californa no muy concurrida especialmente.

Salman Khan, de 36 años, es el fundador y director de este centro que, como no podía ser de otra forma, se ha apoyado en Internet para alcanzar esa cifra de alumnos. Más de 3.400 vídeos colgados en la red, pruebas de evaluación online, y el empleo de herramientas virtuales dan a la Khan Academy el prestigioso honor de ser la institución educativa más grande del mundo.



¿Y cómo ha sido posible? Varias son las claves que a lo largo del texto de Michael Noer se van citando. Por ejemplo, la educación de director de la Academia Khan: estudiante del MIT y Harvard, universidades que han mostrado en todo momento su interés por encabezar la educación abierta y en línea. La ubicación: en pleno Mountain View, el mayor cluster tecnológico del mundo, y que supone un impulso para ser vanguardista. Más cosas: el espíritu del director del propio centro, inspirado por negocios que comenzaron en garajes tipo Google para crecer sobre unos cimientos consistentes (huyendo del lucro rápido). Y por supuesto, el espíritu low cost del modelo, fundamental en la época actual (el propio Shalman ha creado unos 3.000 vídeos).

A todo ello hay que sumarle el modelo abierto: todos pueden acceder a sus vídeos y, lo que es más importante, todos pueden aportar. De esta manera, han sido los propios estudiantes quienes han traducido sus vídeos a decenas de idiomas, acercando el material, por ejemplo, a la comunidad china.

¿Y en qué momento está actualmente la Academia Khan? Según todos los expertos, en los albores de revolucionar la educación. Además, cabe mencionar las cuantiosas aportaciones de instituciones o personalidades como Bill Gates, Google o diversos fondos que apuestan por la educación libre, que han conseguido que en un año se recauden más de 16 millones de dólares para garantizar la supervivencia del modelo.

Noticias relacionadas.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada